Anoia Race Tour II

Inicio > Noticias Ciclismo > Anoia Race Tour II

Dura la participación de Mario en l’Anoia Race Tour II.
Como decía Santi Ribot en la Titan Desert: “Si no te rindes, no hay derrota”.
Una caída en el km 5,5 y un golpe de calor le dejaron KO, pero como ya nos tienes acostumbrados, se subió a la bici hasta ser finisher!
Aupa Mario!

Mario:
“Desde luego, el ciclismo y el deporte tiene estas cosas.. unos días te da unas ilusiones bestiales y otros te deja por los suelos…”

Sábado 14 de mayo, toca madrugar para llegar pronto Prats de Rei, vestido ya de “romano” con desayuno y paso por el aseo incluido (muy importante este detalle!). Ya preveo un día caluroso así que me tomo un bidón de bebida isotónica por el camino, es mejor llenar los depósitos. Me esperan 130 Kms (finalmente acortados a 114Kms por el calor) y casi 3000+.

Ya en la línea, un padre y su hijo se desean suerte. Luego el padre se quedó clavado en la primera subida y por no comérmelo frené de golpe, con lo que el de detrás me clavó el manillar en el trasero… empezamos bien… parece el presagio de lo aconteció.

Me pongo con los de cabeza, pero tras una bajada por pista rápida la rueda delantera pierde la tracción y salgo lanzado en plancha hacia el suelo a 30 km/h. El codo y la cadera bastante magullados, el manillar torcido y el chip se ha esfumado… reacciono rápido, echo manos a las herramientas y para arriba… aún me quedaban 100km!! A dar pedales y para adelante.

Sin opciones a hacer una buena marca, me lo tomo con calma, será un buen entreno así que aprovecho para ir charlando con unos y otros. Como la marcha es íntegramente con GPS nos saltamos algún que otro cruce y tenemos que rectificar… es lo que tiene no ir concentrado…ja,ja.

A media mañana el sol ya empieza a apretar. Llevo dos bidones y aún así, voy parando en todos los avituallamientos y si es necesario los relleno de nuevo. Las subidas se hacen duras. El recorrido no es para nada ‘pistero’, al contrario, hay bastantes senderos técnicos de subida, caminos muy rotos y pedregosos que no dejan descansar ni subiendo, ni bajando. Me acerco al Km 70 y empiezo a notarme más débil. Empiezo con síntomas de deshidratación.

Llego al Km 90 y ya estoy muy tocado, parece que ya no queda mucho, pero 25 Kms cuando estás KO se pueden hacer muy duros.
Decido continuar para adelante y mi ritmo ya es patético, pero es el único que puedo llevar, no puedo ir ni más rápido ni más lento. Poco a poco me van pasando otros compañeros y me van dando ánimos.
A tan solo 10 kms de meta me planteo abandonar, pero total de una manera u otra tengo que llegar al pueblo. En el último avituallamiento, donde ya no para nadie, me siento en el suelo y me tomo otro gel. No se de donde me salen las fuerzas, pero subo de nuevo a la bici y pongo dirección a la meta. Lo que queda no es nada duro, en condiciones normales se podría haber echo trozos inlcuso ‘a plato’ pero yo hay trozos que hago con el ‘molinillo’ y un par de repechones los hago andando.

Por fin llego al pueblo y después de una rampa de 50 metros de piedra (que evidentemente hago andando), hago una curva ya en el pueblo y entro a meta con 7h37 minutos. Bueno, a veces pasan estas cosas. Seguro que la experiencia me ha curtido un poco más, así que me quedo con lo bueno y es que aunque parezca mentira creo que ha sido un buen entreno físico y mental.

Ahora hasta la próxima!
#Mario

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
  1. Segur que d’aquesta mentalment en sortiràs molt reforçat.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *