Consejos para correr bajo el sol

Inicio > Productos Running > Consejos para correr bajo el sol

¿Te ves obligado a correr bajo el sol para aprovechar las horas de que dispones durante tu vida diaria? Aquí te dejamos 11 consejos que te ayudarán al salir

Correr bajo el sol

Aprende algunos trucos para evitar que los rayos de sol afecten a tu entrenamiento y puedas correr bajo el sol con todas las garantías.

A pesar de que constituye la pasión de muchos, la carrera es una disciplina que no siempre podemos poner en práctica cuando deseamos. El trabajo, los compromisos familiares y en definitiva nuestras obligaciones diarias nos impiden en ocasiones calzarnos las zapatillas en el momento idóneo. Es por eso, por lo que un gran elenco de runners se ve obligado a correr bajo el sol. No es lo más recomendable pero, si no te queda otro remedio y no quieres renunciar a esta modalidad, deberías tomar ciertas precauciones.

11 consejos necesarios

– Ejercítate en el gimnasio: cuando mejor sea tu forma física, más preparado estará tu cuerpo para combatir golpes de calor, calambres y otros posibles problemas derivados de correr bajo el sol.

Que no te frene el sol!

Que no te frene el sol!

– Refréscate antes del entrenamiento con una ducha fría, te ayudará a bajar la temperatura de tu organismo. Aunque intenta evitar las horas centrales del día.

Decántate por rutas y caminos que gocen de tramos de sombra. Si esta te la brindan los árboles, tanto mejor, pues la tierra no se calienta de la misma manera que el asfalto. Además resulta más ameno y saludable, sobre todo por lo que a la polución respecta.

– Usa un protector solar para corredores apropiado para tu tipo de piel y aplícalo media hora antes de calzarte las deportivas.

– Prescinde del alcohol, de la cafeína y de otras substancias excitantes que pueden favorecer la deshidratación.

– Vístete adecuadamente: no es necesario que vayas demasiado “fresco” sino que tu ropa sea ligera y transpirable. Opta por las camisetas técnicas running sin mangas y similares. Evita las gorras y elige una buena visera, las primeras limitarán la transpiración de tu cuero cabelludo.

– No te olvides de las gafas de sol para correr: los ojos del corredor pueden ser también fuente de problemas si no los protege con unas gafas de calidad.

– Hidrátate: antes, durante y después del ejercicio; preferentemente con bebidas isotónicas que te permitan recuperar los minerales perdidos por el sudor y el esfuerzo.

– Corre solo: es posible que el calor corporal de los integrantes del grupo nos afecte.

– Presta atención a tus sensaciones y aminora el ritmo cuando sea necesario.

– Otro pequeño truco consiste en añadir un poco de sal a tus comidas, pues esta hará que retengas líquidos y reducirá el riesgo de deshidratación.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…