El último reto de Quim, ciclista de 90 años

Inicio > Noticias Ciclismo > El último reto de Quim, ciclista de 90 años

Una historia de superación que no te puedes perder

Después del emotivo vídeo, ¿qué mejor que conocer más a fondo a nuestro protagonista? En Retto, nos interesa la vida de este tipo de amantes del deporte, y es por eso que concertamos una entrevista con Quim, que nos respondió a todas las preguntas demostrando que no solo es un gran ciclista a sus 90 años, sino que además es una persona ejemplar que pese a fallar, tiene un corazón tan grande como su fuerza de voluntad.

Aquí os dejamos con la entrevista a nuestro amigo Quim Ferri:

Quim Ferri

– ¿Desde cuándo vas en bici Quim?

– Esto tiene su gracia (se ríe Quim), siempre me habían gustado las bicis y le pedí a mi padre que me  prestara la suya, pero el puñetero me contestó que lo haría cuando llegara a los pedales. Cuando me hice mayor pensé que podría haber bajado el sillín, no?

Pero a la que pude cogerla aproximadamente a los 13 años, ya fue una victoria para mí, a partir de ahí, ya no he parado.

 

– ¿Crees que el ciclismo te ha mantenido vivo?

– Creo que ha sido la genética. Pienso que si hubiera hecho natación u otro deporte hubiera sido igual. Yo hice ciclismo de competición, pero siempre he sido malo, jajaja… si no ganas, no te conoce nadie, si entras el 8 o el 3 no tiene valor ninguno, o ganas o desapareces.

– ¿Cuál fue tu primera bici?

– Fue la de mi padre, una BSA que pesaba unos 12 kilos con llantas de madera, sí, sí, con llantas de madera. Sin cambio de marchas que era desconocido, ya que estoy hablando de los años 40 y pico.

 

– ¿Por qué no sencillamente pasear? ¿Por qué hacer marchas de más de 100KM?

– No sé, a mí siempre me ha gustado la competición. Todo empezó con la prueba que Pirelli hizo en Barcelona y que luego fue famosa. Salimos unos 600 participantes y llegué el 35. Eso me pareció un éxito total y me animó a sacarme la licencia de principiante, eso ya era en 1946.

 

– ¿Cuántas marchas has realizado desde entonces?

Uff, no sé, pero las he terminado todas. Yo no me he rajado en ninguna, yo no plego, aunque llueva, mal tiempo, averías, aventuras, caídas… si salgo llego. Será lo último que haga, pero yo llego.

 

– ¿La bici formaba parte de tu vida?

– Sí, salíamos en tándem con mi mujer, formábamos parte de la agrupación de Montjuic, que este año cumple 100 años, salíamos a la montaña y pasábamos el día, hacíamos los circuitos, 60 o 70 kilómetros y eso solo se perdió a principios de los 60, cuando se instalaron motores en las bicis.

Entonces se deshizo el conjunto, la familia. El que empezó a salir con un mosquito a la semana siguiente venía en moto. Llegaba antes y nos esperaba en el punto final, y así poco a poco otro también lo hacía y todo se perdió. La moto era la novedad, con decenas de marcas y precios. La bici se abandonó.

Yo me refugié en la caravana y fundé con otros la Unión Caravanista de Cataluña, pero desde ahí creé un pequeño grupo ciclista porqué la bici se ve (jajajajaj se rie) que ha nacido conmigo, hasta que se renovó la energía de la Montjuic y volví con ellos (aunque nunca dejé de ser socio). Eso ya era en los 70.

 

– ¿Cuándo surgió la idea de luchar por el Campeonato del Mundo?

– La idea no fue mía. Yo no lo conocía. Se celebraba en Austria, cerca de Salzburg.

Un compañero de fatigas de cuando corríamos juntos de jóvenes me convenció para que fuera porqué a los 80 andaba bastante bien, jaja ahora a los 91 también, jaja… pero bueno, tienes que venir que ganarás, me decía. Fui 3 o 4 veces antes del campeonato y cuando hice los 80 participé. Cuando vi a los otros compañeros de fatigas de 81, 82 dije: a estos con una pierna me los voy a cepillar, jajaja. Sí, sí, tengo el maillot de arcoíris, aunque solo tienes derecho a llevarlo un año lo llevas siempre en el corazón.

Allí había muchos compañeros… bueno, enemigos en la carretera, jaja, de África del Sur, franceses, alemanes, italianos… cuando vi aquellos abuelos, bueno, jaja, yo también lo era,… las subidas me fastidian, pero en el llano y la bajada, en el último km antes de meta, ya vi que les había ganado.  Intentaban meter plato grande y el piñón de 11 o 12 y pensé, si eso no lo podrán arrastrar!! Creo que pensaban que eran un Anquetil y eso a los 80 o 90 años, eso ha pasado a la historia.

A mí me van las bajadas, jaja, es de dominio público en el club, aunque me estoy reformando un poco, jaja…porqué he tenido algún problemilla…

 

 

– ¿Dices que los frenos no hacen falta, verdad?

– Jajaja, no, no… ahora discutimos con la grupeta lo de los frenos de disco… y yo les digo: pero para que los necesitáis, si bajando no hay que tocarlos y en la subida tampoco, jaja.. así que con lo que se lleva, hay más que suficiente para mantenerse.

 

– ¿Crees que mirando atrás hubieras podido ser profesional?

– No, no. Era muy malo yo. Las subidas siempre han sido mi talón de Aquiles. Además no sólo eso, había que trabajar. Yo lo hacía de las 7 a la 13 y luego de las 15h a las 21h de la noche. ¿Cuando salía? Pues o lo hacía a las 5 de la mañana o ya no salía. Primero era la familia. Aunque no tenía capacidades.

 

– Además, has practicado running ¿verdad?

– Sí, durante una época me dio por correr, me engañó mi yerno. Hice 5 maratones, la última con 65 años, y mi mejor tiempo 4 horas con sesenta y pico, que para mí fue un éxito.

 

– ¿Qué te dicen los médicos?

– Que no lo deje. Y eso que llevo marcapasos. Mi corazón va en reposo demasiado lento. Se me paró el corazón tres veces hasta que tuve la suerte de que el médico me recomendó el marcapasos que sólo trabaja a partir de 60 pulsaciones. Cuando voy a revisión, la enfermera ya me conoce, dice: hombre, el ciclista, pase, pase!

Se me paró una en bici, me caí y no me acuerdo de nada. Quedé esmerilado de hombro a rodilla. Me caí en plena bajada en MTB, lleno de grava. Me venían a curar cada día y no me podía mover de la cama… Pero bueno, eso son cosas que pasan, jaja…

 

– ¿Y tu familia?

– A nada, mi mujer estaba encantada. Juntos habíamos ido mucho en tándem y se lo pasaba muy bien. Íbamos a Montserrat y salidas de más de 130km. Incluso a Castellón de la Plana desde Barcelona que son más de 300 km. Mi hija sí que me echa broncas de vez en cuando, se chiva mi yerno… es que hoy tu padre ha ido a 38km/h… ¿Pero que tengo que hacer? ¿Aburrirme? Si me queda un telediario!

 

– ¿Y no te da miedo salir en bici ahora?

– No, no… Bueno, ahora la bajada, ummm me he vuelto un poco más prevenido. No sé, porqué antes no se llevaba cuentakilómetros, pero ahora ves que vas a 60 y aixx… echas un poco el freno… pero antes no, no, disfrutaba bajando… al ir en moto muchos años cogí mucha habilidad.

 

– ¿Qué sientes cuando vas en bici?

– Hombre… el otro día rodamos a 38 km/h por las costas de Garraf. Con 90 años rodar a esa velocidad, ya te digo yo que es una de las mejores sensaciones que puedas sentir. Uno está empezando a pensar que esto se está terminando, así que al llegar pensé que había sido mejor que ganar el Campeonato del Mundo.

 

– ¿Terraderemences tu último desafío?

– Sí, pienso que esta marcha de 100km que se celebra cerca de Olot será mi despedida. Ya se lo he dicho a mi hija, aunque me dice que cada año lo digo y siempre voy. Pero este año me atropellaron y me rompieron el fémur y me está costando bastante.

Pero no plegaré. Llegaré a las seis de la tarde a lo mejor, pero yo no plego. Me voy a morir en la carretera pero yo voy a terminar.

 

– ¿Quién te gustaría que estuviera esperando en la meta?

– La meva dona (dice en catalán). A mi mujer, repite. Cómo otras veces, cómo en el campeonato del mundo, cuando me dieron la copa e hicimos las fotos, estábamos juntos.

 

– ¿Qué les dirías a los que  dicen que no deberías ir en bici?

– Hombre, que estos no han conocido la vida! Si ir en bici es lo mejor que hay!

Te paseas, vas sentado… no hace falta hacer competición. Mira, todos los compañeros con los que hice las maratones están fastidiados de las rodillas. El correr a pie te destroza las rodillas e ir en bici no…  bueno, sólo si haces 80 o 90km si no vas preparado el culo se te queda rojo (se ríe Quim) y te escuece un poco, pero si escoges buen material para vestirte y vas equipado, en bicicleta es una delicia.

 

– ¿Qué sientes cuando terminas un objetivo como Terraderemences?

– Lo he conseguido. Punto. Y que estoy hecho puré, jajaja… que no voy a volver al año siguiente, pero esto sólo me dura un día, al siguiente ya pienso en entrenarme.

 

 

– ¿Qué tipo de entrenamiento haces?

– Es muy importante adaptarlo a la edad que tienes. Si eres joven puedes salir 2 o 3 días a la semana, pero sin correr, que el entreno no es competición, sino rodar… pero a los 91 años que entreno puedo hacer jaja, voy limitado!… Aunque hace poco menos de un mes sumé en una semana 180 km en bici y 30 km en MTB. El domingo estuve todo el día tumbado en la cama!

 

– ¿Qué significa estar en un club como el Montjuic?

– Antes hacía barbaridades y salía solo, pero ahora no es aconsejable salir solo con la bicicleta en la carretera, y en la montaña menos! Hoy en día salir en carretera es casi un suicidio, es mucho mejor salir en grupo, y en este club siempre ha habido mucha hermandad, la gente de la grupa es muy amable.  La gente disfruta, incluso los jóvenes que podrían hacer más kilómetros vienen con nosotros por qué no sé, hay mucho compañerismo. Y no sé, no sé porqué eligieron al pelma del Ferri como presidente! Jaja…

 

– ¿Qué les dirías a la gente no se atreve a hacer las cosas?

– No sé, es tan personal esto… Yo lo hago para disfrutar, me gusta y me da igual ser el primero o no. Me gusta estar allí. Esto va con la personalidad, mira… con la bici (que me arreglo yo) he tenido problemas, me voy a dormir y continúo pensando en la solución y estoy batallando hasta que lo consigo. La primera vez igual me quedo en la carretera porque falla, pero ya lo conseguiré.

Tozudo, diría que es eso, soy tozudo y en la bici me pasa igual: estoy fastidiado, me coge una rampa, una pájara o dolores, bueno, ya llegaré, ya sé que el primero no llegaré, jajaaj ni marcaré un récord, pero llegaré. ¿Cuando he tardado? Da igual, yo llegué.

 

– ¿El secreto para llegar a los 90?

– No, no hay secreto. Es la genética. Aunque tampoco nunca he fumado. Alcohol cero.

Y la cabeza, este es el que funciona. El que dice: va continua.

 

Y de ahí, de ese “va continua”, pese a anunciar que era su último año en el Terraderemences, Quim Ferri continuará participando al menos un año mas en éste “paseo” de 100km, demostrando otro año que la bici nació con él.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 4,33 out of 5)
Cargando…
  1. Tengo 81 no creo que llegue donde ha llegado QUIM ,AUN QUE SIGO CON LA BICI PERO MENOS,LO ADMIRO POR SUPERARSE A SI MISMO ,HE CONOCIDO ALGUNOS COMO ÉL ,NO LES IMPORTARBA MORIR ENCIMA DE LA BICI ,ALGUNOS LO HAN COSEGUIDO ,COMO DOMINGO FUNDADOR DELS ” TOCINOS ” Y ALGUNO MÁS .MIS FELICITACIONES QUIM COMO YO ,DE NOMBRE PERO POR ASUNTOS COMERCIALES ME LO CAMBIE .

  2. Todo es echarle ganas y dedicación, ¡nosotros confiamos en ti Roberto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *