REFLEXIONES TRANSPYR 2011 #Mario

Inicio > Noticias Ciclismo > REFLEXIONES TRANSPYR 2011 #Mario

¿Porqué Transpyr 2011?

¿Donde mejor que en casa para participar en una prueba por etapas en bici de montaña del máximo nivel? El año pasado ya lo intenté, pero en la que me había apuntado, se anuló a última hora y no tuve margen para alternativas. Tuve que conformarme con “La Gran Pedals” en 7 días con los amigos de Cardona. Pero el gusanillo estaba allí y a finales de 2010 empecé a entrenar con el objetivo de completar la Transpyr. Por temas de seguridad y con el soporte de Retto creamos un con Toni de Sant Cugat y Javi de Renteria con quién no habíamos coincidido nunca. Todo listo!

¿Cómo se prepara uno para la Transpyr?

Quizás esta sea la parte más dura, incluso más que la propia marcha. Para afrontar una prueba de estas dimensiones, tanto en kilómetros diarios como en desnivel positivo acumulado, es necesario dedicar muchas horas encima de la bici. Acumular fondo y más fondo y eso solo se consigue con Km acumulados de cierta calidad. Y eso, para la mayoría de mortales que trabajamos y tenemos familia, es una labor difícil.

Durante los primeros meses del año combiné spinning (entre semana) 2 o 3 veces, y tiradas más largas el fin de semana. Con el buen tiempo cambié el gimnasio por el polígono… a dar vueltas cómo un hámster con la bici durante hora y media. El fin de semana sumando kilómetros con la bici de carretera, aumentando progresivamente las distancias, de 90 a 110, luego a 130, pasado a 150 y a un par de meses del evento hasta 180km. Para apretar las tuercas también participé en algunas carreras de larga distancia cómo la Transmaresme, Terra de Remences, 10000 del Soplao. Con todo esto llegué creo con buen estado físico para afrontar todas las etapas.

¿Cómo funciona la Transpyr?

Una aventura de 8 etapas (días), en las que partiendo de Roses, se atraviesa, en equipo, todo el pirineo de punta a punta para llegar a San Sebastián, llegando siempre juntos a los controles.

Todas las etapas son muy duras, con gran cantidad de asfalto (puertos enteros por carretera), zonas técnicas, pistas con mucha piedra y tramos para ‘arrastrar’ la bici durante varios Km y desniveles impresionantes (30%). No se puede hacer mucho caso de los datos ‘oficiales’ como la distancia o el desnivel para hacerte una idea de la dificultad, las etapas teóricamente más cortas, pueden ser igual de duras por el tipo de terreno.

Se puede escoger entre cenar y dormir en hoteles o en el campamento de la organización, en pabellones polideportivos, colegios o similares. Nosotros alternamos esta opción con dos noches de hotel que repartimos en medio de las etapas más. Creo que acertamos, en el campamento se conoce a mucha gente y se comparten las experiencias y las vivencias a diario y estás como más integrado en la aventura. Los ronquidos nocturnos y dormir en colchoneta forma parte de la aventura.

¿Quién va a la Transpyr?

El nivel de los participantes es muy variado, pero prácticamente todos llegan muy preparados. La mayoría está acostumbrada a pruebas de fondo, como la TransAlp (Alemania), Transportugal, Iron Bike (alpes italianos), Cape Epic (Sud Africa), Mongolia Bike Chalenge, etc…. o bien han participado en carreras a pie como la Maratón de Sables, o triatlones como Iron man, carreras como Transvulcania… vamos lo mejorcito de cada casa… y yo por ahí en medio como un intruso!!

Mayoría de catalanes y vascos, y luego equipos de Valencia, Canarias, Sevilla, Mallorca, Murcia, Gallegos…. y luego ya gente de muchos países.. México, Alemania, Portugal, Francia, Italia, Bélgica, Suiza, Eslovaquia… la verdad es que es muy bonito poder compartir experiencias con toda esta gente.

Para alucinar, un chico suizo que completo toda la ruta con una bici que solo tenía un plato y un piñón… puede compartir algunos Km junto a él y fue alucinante ver con que fuerza movía la bici en los tramos más duros sin bajarse de ella… ver para creer!!

También hay gente, que se lo toma con mucha calma y apura mucho los tiempos límite que da la organización para ir pasando por los controles, pero en todo caso, el hecho de acabar ya les da muchísimo mérito.

¿Y cómo me fué?

Bueno, todos los que seguís el blog ya conocéis la historia.

Pero una vez ya en casa y valorando todos los aspectos, creo que la experiencia ha sido muy bonita y positiva y que desde luego me ha hecho aprender muchas cosas.

No puede completar una etapa y media… y por tanto no pude ser Finisher.

La Reflexión, es que sigo recomendando la aventura a todo aquél que ame la bici de montaña y quiera ponerse a prueba. A quién se decida, se encontrará con un ambiente genial, un montón de nuevos amigos y compañeros con los que compartir aventuras y experiencias, con los pirineos y sus diferentes variedades de bosques, montañas, ríos, hayedos,…que cada día te sorprende.

La llegada a Donosti

La llegada a San Sebastián después de tantos kilómetros es muy emotiva. Para mí (y los que me conocen lo entenderán…) fue con un sabor agridulce. Me alegré muchísimo por mis compañeros que estaban súper felices, y felicité a todos los amigos que había hecho esos días que también estaban muy orgullosos y contentos de completar la aventura, pero por otro lado, me sentía un poco decepcionado. Dediqué mucho tiempo en prepararme, quizás no todo el que me habría gustado, pero creo que suficiente para completar esta aventura con éxito y no poder conseguirlo…. fue muy duro para mí.

He tardado en escribir estas líneas, porque he estado reflexionado y pensando porque tuve que abandonar y si realmente tengo que “castigarme mentalmente” o tengo que asumirlo… Cuando te ‘lias’ a una experiencia como esta, tienes claro que vas a pasar por buenas y malas experiencias, pero al final todo sirve. Yo he aprendido mucho!

Todavía no tengo claro si podía haber evitado el desfallecimiento del primer día o no. Creo que sí, que quizás debía haber bebido más sales y no sólo agua, además de comer quizás más de lo que lo hice. Quizás ese fue el primer error.

Por otro lado no ir al médico o a la ambulancia para explicarles lo que me pasaba… no sé porque, pero a veces nos cuesta pedir ayuda. Y ese creo que fue mi segundo gran error.

Cuando finalmente pedí ayuda, justo después de abandonar y recibir suero, mi cuerpo parecía otro y empecé a comer y a recuperarme en pocas horas. Está claro que debería haber visitado al médico el primer o el segundo día y no llegar a agotar hasta la última de mis reservas…pasando cada etapa sin prácticamente comer nada.

Ahora ya pasados unos días, ya lo veo de otra manera… he vivido una experiencia muy bonita, con unos compañeros increíbles, en un entorno idílico y he aprendido mucho. He conseguido recuperarme y volver a montarme en la bici para completar las dos últimas etapas junto a mis compañeros de equipo y por tanto mi valoración tiene que ser positiva si o si.

Gracias

A Roser y Jan (Mi mujer y mi hijo) por aguantar todo lo que han aguantado…. básicamente mi ausencia…, Al resto de mi familia que creo que han sufrido más que yo..A Javi Yagüe y a Toni Trujillo, compañeros de equipo (retto.com) por aguantarme sobre todo las cinco primeras etapas, ayudarme y darme ánimos en todo momento, A la gente de Retto.com, sobre todo a Joan, por todo lo que han hecho por nosotros, y en especial por el apoyo que me dio tanto el día que vino a Pont de Suert, como por teléfono. Gracias a todos los que me habéis animado…

¿Y ahora qué?

Sin duda un Retto pendiente que me mantendrá vivo!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
Newer Post
  1. Grande Mario, genial por saber ver las lecciones de las experiencias y no quedarse sólo en el lamento de las “decepciones”. Enhorabuena. Un abrazo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *