Consejos para empaquetar una bicicleta

Inicio > Varios > Consejos para empaquetar una bicicleta

Viajar con una bicicleta en avión suele ser motivo de preocupación para los ciclistas ya que todos conocemos como se las gasta el personal de las aerolíneas a la hora de manejar nuestros equipajes. Todos conocemos ciclistas a los que les han entregado las bicicletas destrozadas completamente después de un vuelo. Historias de este tipo suceden a ciclistas como tú y como yo pero también a profesionales a los que se les supone que vuelan con las mejores maletas y, en la mayoría de ocasiones, en categorías business o preferenciales.

empaquetar bici para transportar

Como evitar daños en el transporte

Lo único que podemos hacer por nuestro lado es empaquetar la bici con mimo, sabiduría y aplicar algunos consejillos y sentido común para minimizar en la manera de lo posible los riesgos asociados al transporte en avión. Recuerda que según qué tipo de maleta uses, estos consejos serán o no necesarios a la hora del empaquetado. Así que lo primero en este proceso es haber escogido la mejor maleta, funda o caja así que estamos seguros de que te habrás pasado por nuestra estupenda sección de maletas de viajes.

La idea general es hacer que la bici aparezca lo más sólidamente posible ante los que manejan el equipaje, que se vea como un conjunto uniforme sin elementos sobresaliendo ni piezas en situación vulnerable que comprometan la seguridad general de la máquina. Aunque parezca una tontería, un gran adhesivo o cartel de FRAGIL/FRAGILE en la maleta nos puede venir bien si el personal de la aerolínea tiene el día misericordioso.

También es clave pensar en favorecer el manejo de la maleta haciendo visible las asas o incluso creando nuevas en lugares clave para que sea más fácil su acarreo. Incluso hay quien escribe mensajes simpáticos o simplemente pone un GRACIAS/THANKYOU bien hermoso en la maleta para intentar ablandar corazones.

evitar daños transporte bici

¿Cual es la mejor manera de transportarla?

Manillar y potencia

Lo mínimo a hacer es aflojar la potencia para que el manillar tenga un poco de juego y se mueva si algo impacta con él o si las manetas de cambio se enganchan con algo.

Mover el manillar para proteger las manetas es siempre una buena idea ya que así protegemos un poco más manetas de freno (especialmente si son de disco) y manetas de cambio.

Siempre que sea posible, nosotros recomendamos retirar completamente el manillar o el conjunto potencia manillar si son integrados y colocarlo a los lados del cuadro o a lo largo de la horquilla para que ocupe menos espacio. Es posible que los cables y fundas no te permitan hacerlo así que tendrás que jugar un poco al Tetris y comprobar que tanto puedes hacer o si vale la pena aflojar los cables y sacar las fundas de sitio aunque si usas frenos de disco la cosa se puede complicar. Si usas acoples, es probable que tengas que retirarlos completamente.

Ruedas

Normalmente hay que retirarlas si la maleta no permite que sigan en su sitio, al menos la rueda delantera. Siempre es interesante mantener la trasera ya que protege de manera natural la patilla de cambio, una de las zonas más vitales de la bicicleta.

Si retiras las ruedas siempre es interesante poner en su lugar una pieza de plástico figurando un eje de rueda para que tanto la horquilla delantera y trasera queden más protegida. Si tienes acceso a funda de ruedas, mejor que mejor ya que darás un extra de protección. Como alternativa puedes recubrirlas con plástico de embalar de burbujas si no tienes acceso a unas fundas de protección. Esto es muy necesario si tus ruedas son de perfil, carbono o lenticular.

Algunos dicen que hay que deshinchar los neumáticos un poco y otros que no es necesario. No nos cuesta nada hacerlo así que nosotros lo solemos hacer.

Sillín

Si tienes que quitar la tija de sillín, marca con una tira de cinta aislante el lugar exacto donde está colocada en el cuadro. No seas animal y uses un cuchillo o marques la tija rayándola que comprometes su longevidad.

Pedalier

Es siempre una buena idea colocar una pieza de plástico o madera debajo del pedalier si la maleta no la incorpora donde hacer descansar el cuadro, evitando que los dientes del plato grande o monoplato toquen el suelo, lo que les coloca en una peligrosa situación de aparecer doblados.

Frenos de disco

Si retiras las ruedas es clave poner esa pieza de plástico en los frenos que simula un disco y evita que las pastillas se peguen.

Desviador trasero

Nosotros estamos muy a favor de retirarlo y engancharlo con cinta aislante o una brida a la vaina trasera. No todo el mundo cree que es necesario.

Patilla del cambio

Esta es una de las zonas críticas de la bicicleta y a la que debemos de prestar la máxima atención posible. Obviamente, si hemos retirado la rueda trasera y también el desviador trasero, debemos plantearnos el sacar la patilla de cambio pero si no lo hacemos lo que nos toca es recubrir la patilla de cambio con extremo cuidado para que no aparezca rota. Plástico de embalar, protección casera de poliespan, trapos. Incluso hay gente que coloca el casco atado con bridas en esa zona. Para evitar sustos mayores, nunca está de más adquirir y viajar con una patilla de cambio extra por si las moscas. No son excesivamente caras y nos pueden salvar un viaje.

Ropa, zapatillas y casco

Aquí somos de la opinión de que la mayor parte de la ropa, casco y zapatillas deben viajar con la bici. Por una parte los podemos utilizar como elementos amortiguantes o para que el conjunto de empaquetado quede más sólido y por otro lado mantiene el tema ciclista todo junto. Si nos pierden la maleta de la ropa, tendríamos bici pero no equipo con el que salir, o, si es al revés, tendríamos todo el equipo pero no bici así que aquí somos de si nos pierden la bici, que nos pierdan todo. Ya saldremos a correr a pie.

La máxima protección para tu bici

A partir de aquí y con suficiente plástico de embalar de burbujas y algunas protecciones de tipo poliespan para el cuadro, horquilla y similares tendremos el trabajo bien hecho.

No tengas prisa en empaquetar tu bici, mira y remira que más puedes hacer para proteger tu bici una vez tengas el conjunto empaquetado y comprueba que no haya piezas sueltas, puntas, bordes o zonas susceptibles de vulnerabilidad. Aplica el proverbio de las abuelas: “Más vale un por si acaso que un quién lo iba a decir”.

Comparte con nosotros todos tus trucos y consejos para empaquetar tu bici, entre todos conseguiremos que volar con nuestras bicis sea menos estresante y tenga más garantía de éxito.

 

Otros artículos relacionados:

¿Transportas una bici en avión?

¿Como planifico mis salidas durante las vacaciones?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *