La maldición del maillot arcoiris | Blog Retto Ciclismo - Blog de Retto

La maldición del maillot arcoiris | Blog Retto Ciclismo

Inicio > Noticias Ciclismo > La maldición del maillot arcoiris | Blog Retto Ciclismo

Uno de tópicos más conocidos del ciclismo es sin duda esa frase de “la maldición del maillot arcoíris”. No te pierdas el por qué de la mano de Nieves Moya.

El ciclismo es tierra de tópicos como pocos deportes, uno de ellos es sin duda esa frase de “la maldición del maillot arcoíris” que se refiere a la poca o nula fortuna que suele acompañar a los ciclistas que logran este preciado jersey. Sin embargo, es uno de los diseños más preciados por los aficionados a este deporte, prueba de ellos es la amplía gama de cascos y ropa ciclista que cuenta con el diseño arco iris.

El motivo de la maldición del maillot de arcoiris según mi opinión.

Comienzo con Harm Ottenbros campeón de 1969, con el maillot ya en su cuerpo al año siguiente se pegó el gran “guantazo” en Flandes, rompiéndose la muñeca, para sumar decir que su equipo fue suspendido esa misma temporada por las leyes antitabaco.

En el ’87 Stephen Roche ganó Giro, Tour y mundial. Cuando en el ’88 se le esperaba en esas carreteras, vestido de arco iris, para ganar con una “pierna” en cualquier carrera que se presentara, resulta que lesiones, problemas de salud y demás, impidieron que jamás se volviera a ser ni siquiera parecido al Roche que deslumbró aquél año.

Otro par de casos, Rudy Dhaenens y Gianni  Bugno, el danés pasa por ser quizá uno de los Campeones del Mundo más grises de la historia, se enfundó el maillot en 1990, no volvió a ganar nada.

Bugno ganó en 1991, el siguiente año en teoría iba a ser el suyo, preparó a conciencia el Tour, pero fracasó, tan solo maquilló el fracaso volviendo a ganar el Mundial.

La cosa es que tentar dos veces la suerte fue demasiado hasta para él, en el 93 fracaso nuevamente tanto en el Giro como en el Tour, y esta vez ya no pudo ni acabar el Mundial, dentro de una temporada que se pasó casi en blanco.

Armstrong ganó siete Tours después de ser Campeón del Mundo sí, pero antes tuvo que pagar esa  maldición nada menos que con su salud un cáncer.

Abraham Olano.  España consiguió su primer arcoiris en Duitama ( Colombia en 1995)  Sucedió en mitad de un pinchazo del guipuzcoano y del control táctico de Induráin, segundo en el sprint. Olano, aunque en menor medida, también fue víctima de este gafe: perdió el Giro de 1996 en el penúltimo día y siempre chocó  con las grandes ascensiones.
Johan Museeuw  (Lugano, 1996)  El belga fue el primer ciclista que ganó campeonato del mundo y copa del mundo  mejor ciclista  en carreras de un día en una misma temporada. Era el ciclista de las clásicas. Pero fue ganar esta carrera y caer desgracia: se fracturó la rodilla en la París-Roubaix y, tras recuperarse, un grave accidente de coche. Luego, tras varios meses, ganó la París-Roubaix y Flandes (cuenta con 3 victorias en ambas).

Laurent Brochard (San Sebastián, 1997): Su sonrisa de campeón del mundo se desvaneció en cuestión de meses. Lo que tardó en explotar el escándalo de dopaje organizado del equipo Festina en el Tour de Francia de 1998. Su carrera en sus últimos episodios concluyó con mal sabor de boca.

Igor Astarloa (Hamilton, 2003)  Su triunfo en Canadá le situó en el panorama ciclista y se embolsó un buen contrato con Cofidis. Todo esto fue un espejismo. No confirmó las expectativas generadas (lo mismo le sucedió al letón Romans Vainsteins, campeón en 2000) y estuvo salpicado por las tramas de dopaje.

Imagen en que se ve el maillot arcoiris
Mas parece que la mala suerte que acompaña a este maillot traspasa a quien lo porta, 2006, Paolo Bettini se impone en Salzburgo, apenas una semana después su hermano Sauro muere con poco más de 40 años en un accidente de circulación.

Quien iba a punto de cerrar una temporada en blanco después de vencer el Mundial era Philippe Gilbert (Valkenburg 2012. El belga rompió la maldición con un triunfo en Tarragona, primera victoria en un año donde sumaba cinco segundos puestos y otros tantos terceros teniendo unos resultados muy parejos a 2012 y distantes a sus mejores años (2008-2011).

Mario Cipollini, fue uno de los pocos que no sintio la maldición del maillot mundialista, ya que ganó en  Zolder (Belgica) 2002, hasta el 2005 estuvo en activo acumulando numerosas victorias.

Otros campeones del Mundo como Camenzind, Brochard, Vainsteins o Ballan prácticamente desaparecieron del mapa después de enfundarse el maillot y qué decir de Tom Boonen, a quien parece que le está mirando un tuerto.

Al tricampeón del Mundo Óscar Freire las leyendas ciclistas ya no le influyen, ni siquiera aquellas de contenido dramático; a él sólo le importaba entrar en la historia del ciclismo como el corredor con más triunfos en los mundiales, quedándose a un paso de su cuarto entorchado, habiendo manifestado si no gano este mundial (Valkenburg 2012) me retiro, no pudiendo entrar en la historia como el primer ciclista en conseguir cuatro maillots arco iris pero si lo hizo al igualar el récord histórico que compartían Merckx y Zoetemelk con ocho presencias entre los diez primeros en los mundiales en ruta.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *